¿Vives o simplemente existes?

Seguramente tú, al igual que todas las personas, tienes aficiones, hobbies y actividades que te apasionan o de las cuales eres fanático. Independientemente de que se trata, tienes de la misma forma ídolos o modelos que son personas que sobresalen en dichas actividades.
Probablemente vengan a tu mente en este momento nombres como Michael Jordan, como Madonna, como Carlos Slim, o simplemente, recuerdas a aquel compañero de tu equipo de futbol que es la estrella del equipo, aquel colega que logra todas las ventas, o incluso te remontas a tu niñez cuando el ser popular era algo de suma trascendencia y pocas eran aquellas personas que lo lograban de forma sencilla y constante.
Te has preguntado alguna vez ¿Por qué esas personas logran esos resultados y yo no? ¿Qué los hace diferentes de mí? ¿Están predestinadas a triunfar y yo a conformarme con los resultados que tengo?
Hace tiempo me realice estas preguntas y esto me llevo a investigar que debe de ocurrir para que una persona logre alcanzar esos resultados sobresalientes y ser etiquetados como personas de elite, iniciando esta investigación con una sola idea en mente, la cual consistía en que esas personas cuentan con los medios, con recursos, nacieron de esa manera o simplemente con la suerte de ser ellos.
A partir de ahí nacen muchas interrogantes más, que seguramente han pasado por tu mente acompañadas de toques de envidia y un deseo tenaz de lograr los resultados que deseas de manera consistente, fácil y rápido, pero no logras concretar lo necesario para lograr generar esos cambios tan anhelados.
Pero comencemos por definir que es una persona de elite, donde nacerán ideas, generara polémica y estarás de acuerdo o en desacuerdo conmigo, siendo que la definición para mí, no es aquella que es sumamente famosa, posee riquezas y propiedades, viaja por el mundo brindando shows o inventa aplicaciones tales como WhatsApp o Facebook. Esto es el resultado, es lo que se cosecha por ser una persona de elite, más no es el resultado lo que te define.
Una persona de elite es aquella que desarrolla una opulenta pasión por algo, que en conjunto a su propósito genera los recursos, acciones, hábitos y creencias necesarias para alcanzarlo sin importar nada más. Es aquella persona que tiene ese enfoque laser para no perder de vista la meta y mantener un rumbo fijo cuando los resultados no han sido alcanzados aún. Es aquella persona que ha transformado la ambición en un poderoso aliado al momento de trazar sus metas y de caminar vehementemente hasta cumplir esos resultados.
Una persona de elite es simple y sencillamente una persona con propósito y que sabe acceder y emplear los recursos que tiene a su alcance para ser feliz mientras obtiene resultados.
Todo este pensamiento corresponde a la manera en que has sido programado, probablemente cuando eras pequeño, quizás has venido reprogramándote por diversas circunstancias, sin embargo, debes de saber que existen mecanismos mediante los cuales puedes retomar nuevamente ese pensamiento, deshacerte de las creencias que te han bloqueado y adoptar una nueva identidad que se acople a lo que hasta ahora, tú mismo te has negado, no las circunstancias, sino tu mismo.
Ser una persona de elite es ser responsable de ti mismo y saber que tienes en tus manos la decisión y todo lo necesario para dar ese primer pasó de tu nueva identidad.